Viajes

Descubrir argentina y sus diferentes gentes y religiones

Descubrir argentina y sus diferentes gentes y religiones

Argentina es un un país deslumbrado por su magnífico Papa, pero donde también se halla un grupo minoritario que elige seguir el camino del sufismo, vertiente esotérica del Islam. Esta es una crónica acerca de la vida de un sheik, nacido gaucho y que después se convirtió en musulmán.

Argentina y la religión

“Esta es mi arma de destrucción”, dice este sheik. Recién le pregunte acerca de los prejuicios hacia los musulmanes y él, con su turbante verde y su barba profética, mira directo a mis ojos y ensancha sin rodeos una descomunal sonrisa, estoy segura de que si pudiese ensanchar aún más sus labios, seguro le llegarían a las orejas.Shaykh Ahmad Dede

El individuo conduce, habla y no deja de saludar por el camino, al medico que se encuentra entrando al hospital, al vagabundo del semáforo y a la señora del coche que se encuentra frente a nosotros, todos le responden.

Solo pocos saben que quien saluda como si fuera la reina de primavera desde dentro de un coche destartalado, es el sheik de la ciudad, puesto que solo algunos en Olavarría saben realmente lo que es un sheik.

Según datos oficiales, mundialmente solo 1 de cada 6 hombres profesa el Islam, que es la 2da religión después del catolicismo, y se propaga desde las dunas del Magreb hasta las playas de Indonesia.

A Carlos Silva solo sus clientes lo llaman Carlos, sus amigos, familiares y el resto de sufís, lo llaman Yusuf, ese hombre inquieto que fumaba como un carretero  dejó de vivir el día en que un Dios lo interpuso en su camino.

Argentina y el Sufismo

El Sufismo, viene del termino suf, que significa lana, etimológicamente no se hacen  referencias a pastores de ovejas o a sabios hiladores, sino que se alude a una de las virtudes de los primeros discípulos, el ascetismo, materializado la única prenda de lana como una posesión preciada.

“Yo conseguí el sufismo como todos los demás, buscando respuestas y cambios, ya que anteriormente había blasfemado todas las religiones. Para que tengas una mejor idea, yo era el prototipo del hombre ateo. Es más, siempre molestaba a mi padre que fue un monaguillo y le decía cosas como que seguramente él era un cura depravado”.Argentina

Incluso los Testigos de Jehová se cansaron de que los echara de casa y cada vez que me veían se iban, si lo pienso bien más que ateo, parecía el anticristo.

Poco antes de dejar la corbata por el turbante, Carlos simplemente era un hombre más, divorciado, con 4 hijos, un 2do matrimonio y muchas deudas, aparte de que nunca iba a misa, pues su religión era su trabajo.

Carlos deseaba respuestas rápidas, así que trató con el zen, las plantas sagradas e incluso con el yoga, y los descartaba tan rápido como encendía un cigarrillo. Un día fue invitado a una sesión de respiración holotrópica, después paso al reiki y de allí llegó al sufismo.

El Sufismo y el Islam no tiene nada que ver

“El primer sufí que conocí me pareció un idiota, hablaba sobre el ego y él tenía uno muy grande, pero debo reconocer que después de escucharle deje el tabaco, algo difícil en mí, puesto que hasta ese momento, el vaso de vino y el tabaco eran mis fieles escuderos.”

Las razones por los que personas tan dispares, como un farmacéutico, un baterista de rock o una ama de casa se acercan al Islam no distan mucho entre ellos, ya que en momentos de crisis, la solución puede encontrarse donde menos lo imaginas.

Deja un comentario